Biblia, Versículos

Juan 11: 1-6 Fe para vencer las pruebas

Fe para vencer pruebas es lo que necesitamos para enfrentar todas las circusnstancias de la vida, aun las más difíciles.

"Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana.

(María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos.

Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo.

Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.

Jesús amaba a Lazaro

Y amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro.

Cuando oyó, pues, que estaba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba.

En la hora de la prueba, El nos consuela

Hoy veremos este pasaje de las escrituras en dos partes, ya que hay mucha enseñanza aquí y podemos aprender varias cosas de esto que nos cuenta la biblia.

En otra oportunidad hablaremos de Lázaro en profundidad y hablaremos acerca de la autoridad de Jesús, pero ahora veremos cómo nos sentimos nosotros, y como Jesús se siente.

No puedo dejar de notar que luego de que las escrituras nos cuentan quien era Lázaro, nos describen, que al ser notificado Jesús de que Lázaro está muy enfermo, se nota el amor de Jesus hacia Lázaro.

Qué bueno y consolador es saber que somos amados por El, que él no se queda distante ante nuestro dolor, y que así como le amamos.

Él nos ama a nosotros, y cuando yo sé que alguien me ama, se que no le será indiferente mi dolor.

Estamos acostumbrados a predicar acerca de que podemos pedir a Dios y Él nos dará, y que Él nos libra de todas las angustias, pero sucede muchas veces que oramos, pedimos y Dios nos dice “no”….

Muchas veces no comprendemos, pero, debemos confiar, porque sus pensamientos son más altos que los nuestros, y El ve donde nosotros no vemos.

Pero aun así y comprendiendo, tenemos la libertad para expresar nuestro dolor ante El, y esta es la segunda parte, digna de leer en Juan 11: 20 al 26.

Podemos hablarle con confianza

Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa.

21 Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto.

22 Más también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará.

23 Jesús le dijo: Tu hermano resucitará.

La fé es la llave

24 Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero.

Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

Cuando nos desahogamos ante El, recibimos su libertad

Jesús permitió que Marta abriera su corazón y le expresara lo que sentía, aun su descontento porque a su entender Jesús había llegado tarde.

Él se lo permitió, ella necesitaba desahogarse y de ese modo él pudo consolar su corazón, estremece saber que podemos acercarnos al trono de la gracia como hijos.

Y tal como un hijo lo hace, hablar a nuestro padre con libertad, tal es la misericordia de nuestro Dios.

Hay algo que nos confronta en medio de la prueba, y es la expectativa, ella le dijo “si hubieras estado”.

Y lo siguiente que es confrontado en medio del dolor es, lo que realmente creemos, Él le pregunta “crees esto?”

Quizá este usted pasando un problema de salud, a lo mejor hay sobre usted un mal diagnostico o para algún ser amado, o este atravesando alguna prueba dolorosa.

Dios le pregunta, cree esto?

Jesús no es ajeno a su dolor, si busca la historia completa en la biblia y le invito a hacerlo, vera que Jesús es conmovido por las lágrimas de Marta y María, y dice que Jesús lloro.

Reflexionemos hoy acerca de que nace en nuestro interior cuando estamos en momentos donde no vemos luz, donde todo está oscuro, cuando nos toca atravesar la tormenta.

Si se ha sentido solo, o quizá siente que Dios se ha olvidado de usted, quizá hasta se sienta mal delante de Él porque por un momento lo haya cuestionado.

Jesús le entiende, y su Espíritu Santo le dará consuelo.

No hay nada que suceda que se escape de su control, Él es misericordioso y amoroso y entiende el corazón humano porque camino como tal, es hermosa su divinidad y es hermosa su humanidad.

No tenga duda que usted saldrá de esta prueba fortalecido, con una fe madura y fuerte. Esto no le vencerá, Créalo!!!

Conclusión:

El enemigo creyó que había vencido al hijo de Dios cuando murió, fueron 3 días, pero Jesús se levantó de entre los muertos y lo venció.

Ël se levantó para que usted y yo podamos levantarnos también.

Salmo 34: 19 dice “Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová.”

Créalo y confiéselo, y aun en medio del dolor de gracias, porque no hay nada que conmueva más el corazón de Dios que ver un hijo rendido a sus pies.

Otros Versículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *