Biblia, Versículos

Mateo 16:20-24 Tomar la cruz

21 Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.

22 Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca.

23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: !!Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

El poder de Jesus y la cruz

Aclaremos que significa tomar la cruz.

Tomar la cruz no hace alusión a aquellas cosas que cada día vivimos, que son parte de la vida, situaciones familiares o personales que nos traen tristezas o preocupaciones.

No se trata de esto el hecho de tomar la cruz, ya que todo eso forma parte del caminar en el mundo y de la vida misma.

Tomar la cruz es una acción voluntaria, cuando decidimos seguir a Jesús y clavar juntamente con El nuestros deseos, pecados, egoísmo o vanagloria.

Es no vivir más por nosotros mismos o por nuestros deseos sino vivir pegaditos a Cristo y en Cristo.

Tomemos nuestra cruz

Es llevar a la cruz nuestras debilidades y malos deseos y decirle a Jesús, vive en mí, reina en mi corazón y ayúdame a parecerme a ti.

No hay cristianismo real si primero no pasas por la cruz, no puedes tener una relación con El ni tampoco ir a lugares espirituales más altos, si no pasas por la cruz primero.

Hay un poder que sale de la cruz, no como símbolo al cual adorar, sino como el lugar donde Jesús venció.

El único digno de ser adorado es El Señor que fue a esa cruz por propia decisión.

Hay quienes tienen un concepto errado y piensan que si siguen a Jesús los problemas acabaran, pero no es así, muchas veces te encontraras en medio de tormentas donde parece que todo acaba.

Pero no temas, Él está en control.

El enemigo en reiteradas ocasiones quiso convencer a Jesús de no ir a la cruz, ya que el sospechaba que en ese momento estaría perdido, y que la salvación de Dios para nosotros sería un hecho.

En esta ocasión vemos a Pedro preocupado por Jesús, queriendo evitar que vaya a la cruz y Jesús lo reprende, ya que sin saberlo Pedro está siendo usado por el enemigo.

Pero, Él es el Dios que deja muy claro que da su vida y la vuelve a tomar. Va esa cruz de forma voluntaria y en perfecta obediencia a su Padre.

Cuando Pedro quiso defenderlo en Getsemaní, Él fue muy firme al decirle “guarda la espada”, en otras palabras, “no quieras frenar la voluntad del que me envió”.

El dejo su trono para ser crucificado en un acto de humildad y amor como solo nuestro Dios es capaz de realizar y nosotros cuando decidimos pasar por la cruz, dejamos nuestros pequeños “tronos” de orgullo, egoísmo y debilidades.

Aun estando en la cruz, la gente quería que Jesús se bajara para demostrarles que era el Mesías, pero El no actuó según la opinión de algunos, sino que hizo la voluntad de su padre.

Por esto al final dijo “consumado es”, ya todo estaba hecho.

El soporto la cruz sin importarle la vergüenza que esta representaba por amor a cada uno de nosotros.

Mateo 10: 38 dice y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí”

El Señor te acepta como eres, y murió por ti, pero eso no significa que te dejara como estas, sino que te transformara y sacara lo mejor de ti, pero para eso, debes tomar tu cruz y seguirlo.

Gálatas 2:20 también nos dice  “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mi”

Si estás aquí por primera vez y quizá no conoces mucho de las escrituras, déjame decirte que esto no significa que entregar la vida a Jesús, representa algún tipo de sacrificio.

Él nos ama

Todo lo contrario, el sacrificio lo hizo El por ti, y lo único que espera a cambio es que rindas tu vida a fin de perfeccionar su obra en ti.

En lo personal se lo que es vivir lejos de Cristo, y se lo que es vivir bajo las alas del Señor, y no hay mejor lugar.

Cuando logramos rendir nuestro corazón, ir a la cruz y decirle “Señor ayúdame a clavar allí todo lo que me frena, ensucia y me lleva a una vida vacía”, es cuando Dios empieza un proceso de transformación, restauración y la promesa de una vida abundante se deja ver en nosotros.

Acércate a la cruz y entrégale tu vida a Jesús

Conclusión:

Podrán venir todas las tormentas, pero el Dios todopoderoso esta de tu lado para sostenerte porque mayor es el que está contigo, que el que está contra ti dice la palabra de Dios.

Crée, acepta a Jesús en tu corazón y tu vida cambiara.

Artículos Relacionados:

Otros Versículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *