Biblia, Versículos

Mateo 28: 1-10. Ha resucitado!!!

Ha resucitado, hoy recordamos aquel bendito día donde Jesús, se levantó de la muerte, y volvió a la vida, y su victoria quedo sellada.

28  Pasado el día de reposo, [a] al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro.

Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella.

Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve.

Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos.

Ya no busquen entre los muertos al que vive.

Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado.

No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor.

E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho.

Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos,

he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: !!Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron.

 10 Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán.

Atras quedo la cruz, hoy nuestro Redentor Vive!!, porque no hay sepulcro ni muerte que pueda contener al autor y consumador de la vida, a quien decide entregar su vida y la vuelve a tomar, a El nadie lo mato, sino que se entrego por nosotros, y hoy somos libres por El.

Muy temprano, dice que al amanecer, allí iban las mujeres, María y María Magdalena, a ver el sepulcro de su Señor, y seguramente con la intención de ungir el cuerpo de Jesús, en sus interiores estarían con la angustia de haber perdido al objeto de su amor.

Pero lo inesperado sucedió, la piedra estaba movida, y Jesús ya no estaba ahí, no puedo imaginar lo que aquellas mujeres sintieron y pensaron a ver ese ángel sentado sobre aquella enorme piedra.

Y esto me hace pensar en que no hay piedra ni obstáculo tan grande que el poder de Dios no pueda correr.

Jesús lo pago todo por nosotros, todo había sido cumplido, y en estos días Jesús descendió a los infiernos y arrebato las llaves de la muerte, y suya es la victoria.

Él vive!!! Porque no hay muerte ni sepulcro que pueda contener al Dios vivo, el que pone y toma su vida cuando quiere, porque a Él no lo mataron, sino que entrego su vida.

Jesús pudo haber elegido no ir a la cruz, en el Getsemaní podía haber decidido dar marcha atrás, y legiones de ángeles lo hubieran sacado de allí, pero decidió ir y darnos la libertad.

La resurrección de Jesús, es nuestra propia resurrección, es el broche de oro de nuestra redención.

No puedo dejar de decir que las mujeres fueron las primeras quienes vieron a Jesús, y como mujer le doy gracias al Señor por habernos dado ese privilegio, y esta es una de las tantas cosas que Jesús hizo que rompió todos los esquemas religiosos, dándoles lugar a las mujeres donde los hombres creían que no podíamos.

En esa cruz El nos dio una oportunidad y pago por nosotros, y fue obediente por amor.

Jesús volvió de la muerte y nos regaló lo más preciado que podemos tener, y es la libertad de elegir como queremos vivir, pero ojala que luego de leer este hermoso pasaje de cómo ese sepulcro quedo vacío, y continua vacío, ya que es la única tumba que quienes han visitado Israel y la han visto testifican que esta vacía.

Hoy tienes la oportunidad y ojala puedas elegir seguirlo por el resto de tu vida.

Esa vida que Jesús compro a precio de sangre, para darte perdón de pecados y redención, pero que a pesar de haberla comprado no te ato a Él, sino que te dejo en la libertad de optar que era lo que quieres hacer.

Síguelo por amor y por convicción de que no hay ningún otro lugar mejor, ni nadie que merezca la adoración y el honor.

Hay un pasaje en Filipenses que quiero compartirte.

Filipenses 2:5-10

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;

y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,

10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;

Solo ante El me arrodillo.

No hay otro nombre en el que podamos ser salvos, y es el único nombre dado por Dios a los hombres ante el cual se arrodilla, lo que está en el cielo, tierra y debajo de la tierra.

Si has doblado tus rodillas ante otros dioses, es hora que te despiertes, porque el único merecedor de toda gloria y de toda rodilla doblada es Jesús.

Conclusión:

El salió de esa tumba y hoy está sentado a la diestra de Dios Padre, y su regreso por la iglesia es pronto, no te duermas, no te quedes festejando el día de hoy como un simple acto religioso.

Hoy no es un día de festejos de simples conejos de pascuas, come todo el chocolate que quieras, pero recuerda que hoy la pascua que festejamos es la victoria de Cristo en la cruz del calvario y ese sepulcro abierto.

Tomate de su mano, aceptalo como tu Señor, en esa cruz cargo con tus pecados.

No hay ni habrá un solo hombre que vuelva de la muerte solo Jesús, como hijo del Dios altísimo volvió, porque Él pone su vida, y la vuelve a tomar.

Si nunca aceptaste a Jesús en tu corazón, te invito a hacerlo hoy, dile conmigo:

“Señor Jesús, abro mi corazón, entra en él, y perdóname de todo pecado, ayúdame a conocerte y enséñame aquello que ignoro, soy tu hijo/a, en el nombre de Jesús, Amen”.

Artículos relacionados:

Otros Versículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *