Biblia, Versículos

Mateo 21:1-9. Jesús entra en Jerusalén.

Jesús entra en Jerusalén, este día se lo conoce como “Domingo de Ramos” ya que cuando Jesús entra a la ciudad la multitud lo recibe calurosamente y a su paso van recibiéndolo con ramos de olivo y palmas.

21  Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Befaré, al monte de los Olivos, Jesús envió dos discípulos,

diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos.

Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará.

Se cumplio la profecia de Isaias.

Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo:

Decid a la hija de Sion:
He aquí, tu Rey viene a ti,

Manso, y sentado sobre una asna,
Sobre un pollino, hijo de animal de carga.

Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó;

y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima.

Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino.

Jesus entra a Jerusalen, y es el comienzo de la ultima semana de Jesus, su tiempo habia llegado, el momento en el que fuimos redimidos por El.

Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: !!Hosanna al Hijo de David! !!Bendito el que viene en el nombre del Señor! !!Hosanna en las alturas!

Este pasaje nos cuenta que Jesús, antes de entrar, envía a dos de sus discípulos a buscar el burro en el que posteriormente entraría a la ciudad, esto lo hizo porque en el libro de Isaías estaba escrito que el Rey de los judíos entraría sentado en un pollino.

Me pregunto cómo sabia el Señor que allí había un pollino, y se me ocurre que él era Dios hecho hombre y todo lo sabía, aunque también puede ser que conociera al dueño, ya que además se adelanta a decirles que era lo que debían responder, y así lo hicieron.

Este día seria el día en el que comenzaba la última semana de Jesús, el tiempo había llegado.

Esta semana es muy importante para todos aquellos que creemos en El, y recordamos este día como el día en el que voluntariamente El entro a esta ciudad, aun sabiendo que los religiosos de la época no tardarían en lanzarse encima de Él, pero lo hizo por ti y por mí.

La gente lo recibió con canticos de alabanzas, le decían “hijo de David”, ya que era descendiente de David, el Mesías debía ser descendiente de David, entonces este detalle es muy relevante.

Hosanna es una palabra que tiene su origen en el hebreo, y significa “salve” o Dios salva.

Miles de personas estaban en Jerusalén para la celebración de la pascua, era una semana muy importante, y Jesús entraba a esta ciudad siendo aclamado por una gran multitud como el heredero del trono de David, como su rey.

Él estaba cumpliendo las escrituras entrando sobre aquel pollino, pero lo hacía como un Príncipe de paz, lo hacía con el amor y la humildad dignos de un verdadero Rey.

Cuando Jesús entro, lo hizo sin temor, aun sabiendo que los religiosos no perderían esa oportunidad, sin embargo, El entro como el Rey y el Mesías esperado, y no se molestó en esconder tal condición, sino que todo lo contrario, Jesús sabía que su tiempo había llegado.

Y así, iniciamos la última semana de vida en la tierra como uno de nosotros de Jesús, entrando a Jerusalén, aun sabiendo a lo que se iba a exponer, pero eligiendo hacerlo en obediencia al Padre y por amor a todos nosotros.

Conclusión:

Los religiosos de la época no supieron ver a quien tenían adelante, no supieron ver quien entraba a la ciudad y el orgullo y la soberbia se apodero de ellos, mi pregunta para ti es, sabes quién es Jesús?

Jesús, no es un cuento bonito, ni un santo ni tampoco un gran filósofo, ni es el inicio de una "religion", porque Jesus desafio toda estructura religiosa, Jesús es el hijo de Dios hecho hombre, que entrego su vida en rescate por la tuya.

Este Dia domingo de ramos, recordamos el momento donde Jesus entra a esta ciudad llena de religiosos que no desaprovecharan el momento para apresarlo, pero ese acto de Jesus, que posteriormente lo llevara a la cruz, sera su victoria y nuestra libertad.

Y un día como hoy, entro a Jerusalén y en paz desafío todas las estructuras religiosas de la época, porque Dios no se rige por normas de hombres, sino que nos sorprende con sus formas únicas, y hoy golpea la puerta de tu corazón y te dice, “déjame entrar”.

Si nunca has recibido a Jesús, esta es una  buena oportunidad para hacerlo, dile conmigo, “Señor Jesús, perdona mis pecados, límpiame y restáurame, enséñame a conocerte más y más, me entrego a ti y te dejo entrar a mi vida, Amen”.

Artículos relacionados:

Otros Versículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *