Versículos

Santiago 4:5-7. Someterse para resistir.

Someterse para resistir, esa es la clave para poder alcanzar la victoria, y es necesario que entendamos bien de que estamos hablando para poder comprender el término y la acción mejor.

 ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?

Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.

Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

En las cosas de Dios, todo funciona distinto que en el mundo, donde en el común denominador reina la rebeldía y la desobediencia.

Dios bendice tu obediencia y no tus intenciones.

Tú puedes tener las mejores intenciones de seguir a Dios, de hacer bien las cosas, pero puede suceder que en el camino, te distraigas, o sin darte cuenta antepongas tus deseos a los deseos de Dios.

Definamos que significa la palabra Someterse, puede tener otras interpretaciones, pero, la que más se ajusta a lo que el Señor se refiere es que  “someterse es ponerse bajo la autoridad o el dominio”

Cuando nos sometemos, nos ponemos bajo la proteccion de nuestro Padre.

Como hijos de Dios nos sometemos bajo el dominio y la autoridad de nuestro Dios, que es un Dios celoso dice la biblia y que nos cela, no con un celo malo, sino con un celo amoroso con el que nos anhela y no nos comparte con ningún otro “mal llamado dios”.

Santiago nos está dando una clara instrucción acerca de cómo funciona la autoridad y para tener autoridad hay que someterse a ella, si tú quieres tener autoridad sobre tu enemigo espiritual, debes primero saber someterte a la autoridad.

La obediencia, va de la mano de someterse al Señor.

Si estas en desobediencia, y podemos entender por desobediencia, cuando Dios nos da una instrucción, o sabemos que hay algo que no debemos hacer y lo hacemos, pero también podemos caer en desobediencia cuando sabemos hacer lo bueno y tampoco lo hacemos.

Si el Espíritu Santo te está inquietando a congregarte, quizá a hablarle de su amor a tal o cual persona, o si estas molesto con alguien y tú sabes que el deseo del Señor es que vivamos  y hagamos la paz, cualesquiera sean nuestros motivos, también entonces estamos en desobediencia.

Que pasa cuando no me someto?

Hace poco vi una ilustración acerca de lo que sucede cuando entendemos el misterio tan grande que es el sometimiento a nuestro Dios que me impacto y tratare de hacértelo comprender.

Jesús se sometió a su Padre, en Getsemaní doblo sus rodillas, literalmente dice la biblia que sudaba gotas de sangre, por la presión tan grande a la cual estaba siendo sometido.

 El acepto la carga y acepto tomar la copa en nuestro lugar, y  por este sometimiento a la obediencia al Padre dice la biblia que fue exaltado hasta lo sumo, y que delante de El hoy día se dobla toda rodilla de lo que está en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra, pero, primero paso por el acto del sometimiento y la obediencia.

Cuando nosotros estamos en algún tipo de desobediencia y rebeldía, entonces nos quedamos fuera de la cobertura del Padre, por lo tanto cuando reprendemos al diablo, seguramente estará en la capacidad de darnos un buen golpe, y ahí es cuando vemos cristianos golpeados por el enemigo.

Por eso es muy importante tener claro este concepto ya que es la clave para nuestra victoria.

Cuando estamos en obediencia y sometimiento, cuando hay comunión diaria con el Señor, entonces cuando reprendemos al enemigo nos encontramos bajo las alas de nuestro Padre, y es El, quien responde por nosotros.

Esa es nuestra manera de resistir y de vencer, el grande y poderoso, esta de nuestro lado, y cuando estamos bajo sus alas, no hay un solo golpe que el enemigo pueda darnos y solo le quedara huir de ti.

Que es resistir?, la palabra significa, oponerse con fuerza a algo.

Y esto es muy importante, en lo que refiere a nuestra vida íntima con Dios y nuestra obediencia, todo va de la mano.

Que debemos resistir? Resistir nuestras pasiones y o malos deseos que se oponen con una comunión sana con el Espíritu Santo, no con nuestras fuerzas, sino mediante la fuerza que tenemos en Cristo Jesús.

Resiste todo lo que venga a tu vida que quiera alejarte del Señor y sacarte de su cobertura.

Significa que nos tenemos que oponer a ceder ante los deseos de la carne que se oponen a los del Espíritu y que el enemigo seguramente pondrá delante de ti una gama de tentaciones en las cuales quiere que caigas.

Por lo cual son dos conceptos que debes aprender a aplicar todos los días en tu vida, someterte y resistir, sométete todos los días al Señor y a su voluntad, y resiste los deseos de tu carne, o dicho de otro modo, debes oponerte a lo que sabes que te sacara de la cobertura del Padre.

Si estas bajo sus alas, no hay tempestad que te tire, porque El te ayuda a resistir.

Dios te cubre y estas bajo su cobertura cuando estas en obediencia y sometimiento a Él, pueden venir los vientos y las tempestades, y puedes tener problemas, porque en ningún lugar dice que no los tendremos, pero, debajo de Papa, El pelea por nosotros.

Conclusión:

Si hoy te encuentras mirándote a ti mismo y no sabes si todo está bien entre el Señor y tú, entonces dobla tus rodillas y ponte a cuentas con tu Padre, que tiene los brazos abiertos deseosos que te cubras bajo sus poderosas alas.

Sométete, Resiste, y tendrás la victoria.

Artículos Relacionados:

Otros Versículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *