Biblia, Versículos

Isaías 49:15-18 Un Amor Inigualable

Un amor inigualable, hay algo que puedas hacer para que Él te ame menos? La respuesta es nada.

“15 ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.

16 He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida; delante de mí están siempre tus muros.”

Para entender un poco el contexto en el que el profeta Isaías escribe estos versículos, y le habla muy en profundidad al pueblo de Israel, fue en el tiempo en el que esta nación estaba siendo fuertemente golpeada por el imperio de Babilonia.

Dios nos ama con un amor fraternal

Dios nos ama con un amor que es comparable solamente al amor de una madre, es un amor fraternal y profundo.

El no te olvida y siempre te oye

Si lees en tu biblia un poco más atrás de estos versos, veras a Sion molesta, diciendo Dios nos ha olvidado, no nos ayuda, etc., estaban sufriendo a causa de lo que Vivian una enorme crisis de fe.

Al igual que nosotros en muchas oportunidades también vivimos y decimos Dios no me oye, no ve mi dolor, estoy en un momento de angustia y temor y no siento al Señor a mi lado.

Israel se encontraba del mismo modo, añorando los tiempos pasados, quizá cuando todo iba mejor, y así nos encontramos nosotros también, extrañando lo que hoy no tengo o a quien no está a mi lado hoy y quizá eso trae a nuestra alma una sensación de soledad  y dolor.

Sientes que no puedes más? Es en ese momento cuando sientes que no puedes más que si buscas a tu Padre que te ha creado, Él te fortalecerá.

El Señor te oye, no está sordo ante lo que le dices, y no está ciego para no ver lo que te está sucediendo.

El oyó  a su pueblo e inmediatamente les contesto a través de Isaías, trayéndoles estas palabras de consuelo y de amor profundo.

Lamentablemente en el mundo que vivimos hoy día, hay madres que si se olvidan de sus hijos, o los abandonan o los maltratan.

Un amor inigualable, solo el de nuestro Padre celestial

Pero el Dios que te ama y del que te estoy hablando es un Padre bueno, que no te olvida, que si te escucha, que no mira hacia el otro lado mientras tú sufres, aunque aún no veas su obra reflejada en tu situación, El está consolando tu corazón.

El jamás te abandonara, jamás te dejara, no importa lo que hayas vivido o sufrido Él te ama, con un amor con el que nunca nadie te amara.

El versículo 16 dice “te tengo esculpida”, esto significa que tu nombre esta tatuado en su mano, si alguna vez te tatuaste, sabrás que es un lugar muy sensible al dolor, y que pocas o casi nadie se tatúa en la palma de la mano.

Pues allí está tu nombre, jamás te puede olvidar, porque estas tatuada/o en la palma de su mano, no sientas temor, El está contigo.

El amor inigualable de Dios para con nosotros es lo que lo impulso a enviar a su hijo unigénito a morir por nosotros en la cruz, aun crees que El no está contigo?

Conclusión:

Cada vez que el enemigo quiera convencerte de que no eres amado, o de que no podrás con la situación que estás viviendo, que las fuerzas te faltan, o te sientas solo, recuerda donde está tu nombre.

Por un amor inigualable como el de nuestro Señor somos salvos, hemos sido grabados y tatuados en las palmas de las manos a través de Jesús en esa cruz del Calvario.

Él nos tiene tatuados en las palmas de sus manos

Te das cuenta como todo tiene un porque? El dolor que sintió Jesús en sus manos mientras esos clavos lo atravesaban, fue el dolor que provoco que tu nombre este tatuado en las palmas de las manos del Padre.

Porque quien ve al Hijo, ve al Padre, porque los dos son uno.

Y por ti, humano, débil, golpeado, indefenso, triste, pecador, solitario o en la condición que estés, así como tú eres y con todo lo que eres, así te ama tu Padre.

Te ama así, pero no te dejara así, si lo dejas el transformara tu vida, permítele entrar, y ese amor te abrazara y nunca más te sentirás solo.

Porque cuando la debilidad o la soledad vengan, recordaras que tu nombre esta tatuado en su mano y que mucho le costó a Jesús ese tatuaje, tú eres suyo y Él no te abandonara jamás.

Artículos relacionados:

Otros Versículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *