Biblia, Versículos

Números 11: 4-7. Porque quieres retroceder?

Porque quieres retroceder? Muchas veces el retroceso en la vida de un creyente, llega a raíz de recordar cosas que había atrás, pero teniendo una memoria selectiva, como ser humano tendemos a traer a la memoria aquellas cosas que disfrutábamos, y tendemos a caer en la costumbre de las bendiciones, al punto de dejar de verlas.

Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: !!Quién nos diera a comer carne!

Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos;

y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos.

Y era el maná como semilla de culantro, y su color como color de bedelio.

A veces como si miraramos el atrás en un espejo, miramos nuestro pasado con deseos, pero Dios nos empuja hacia delante.

Israel habia sido liberado de Egipto, y de la esclavitud y de pronto, luego del mana que cada día Dios les proveía en medio del desierto, quisieron volver atrás.

Porque quieres retroceder a veces?

A veces esta bueno el ejercicio de recordar todo lo que nos sucedia atrás, en Egipto no solo comían carne, porque Israel estaba recordando la comida, pero no hacían el ejercicio de recordar los golpes,y los trabajos a los que eran sometidos como esclavos.

Pero, lo que ellos anhelaban era lo conocido, y eso es lo que nos sucede a veces a nosotros, hay personas que los cambios los desestabilizan, a veces hay cosas que extrañamos de nuestro pasado, o vienen a nuestra memoria cosas de la infancia, fragancias, amigos, o aquellas cosas que nos eran conocidas, la conocida zona de confort.

Suelta esa zona de confort y lánzate a lo nuevo de Dios.

Eso es algo así, como lo que Israel está viviendo, quizá haya cosas que no quieren repetir, pero anhelaban algunas cosas de lo conocido.

 Hay personas que quieren salir de relaciones abusivas o como se dice hoy en día “toxicas”, pero, por temor a lo desconocido prefieren soportar y seguir en el mismo circulo, porque todo lo que uno no conoce y lo que puede suceder a veces da más miedo lo que no se conoce a lo malo ya conocido como dice el dicho.

Por eso de un modo equivocado, muchas veces preferimos quedarnos en aquel lugar de dolor o frustración, y algo de eso le paso a Israel.

Porque Israel entonces quería regresar a Egipto, cuando tenían todo y Dios les suplía el alimento día y noche a través de ese Mana que caía del cielo, es porque había un patrón de conducta en sus vidas que los habían encajonado en quedarse en aquello que los había esclavizado pero que les era conocido.

Mira hacia adelante

Y así estamos muchos a veces o hemos estado, hoy Dios te está llamando a atreverte, y si para ser libre debes irte al desierto, como Israel, Dios te está llamando a hacer algo nuevo con tu vida y a por primera vez en tu vida, actuar por fe, creer en que si Dios te ha prometido, él no te desamparara.

Israel cada día tenia Mana del cielo, que dice la biblia que sabía a miel, y en cierto punto dice que ellos querían otra cosa, ese milagro que caía del cielo, buscaba salvarles la vida día a día, pero , se aburrieron.

El Mana venia al pueblo dia a dia, para alimentarlos, pero, el pueblo se acostumbro y dejo de verlo como bendicion.

Hoy en plena pandemia, muchos se aburren y están hastiados como Israel lo estuvo, estamos cansados del encierro, de hacer cada día lo mismo, pero, el Mana era un milagro, y no lo veían.

A veces dejamos de ver el milagro, de cómo Dios nos ha librado, no te olvides de donde te ha sacado el Señor, no te acostumbres al milagro, no te acostumbres a la provisión al punto de que dejes de ver lo grande que hace el Señor cada día.

Valora cada día, lo que Dios ha hecho por ti, busca el milagro todos los días.

Recuerdo que cuando el Señor me rescato, cada bendición era un agradecimiento, y las lágrimas saltaban de mis ojos viendo la mano del Señor moviéndose en mi favor, pero también supe vivir la costumbre de la bendición, hasta que Dios abrió mis ojos y me llamo la atención y es un ejercicio diario ver cada bendición como un milagro no merecido.

Regresemos a esos días en los que nos sorprendíamos de las cosas, que te dabas cuenta que eran bendiciones de Dios, por tenerlo en tu vida.

Cuando la costumbre de la bendición llega a los corazones, dejamos de ser sensibles a lo que El hace por nosotros.

No te acostumbres y pierdas perspectiva del favor de Dios.

Israel se había acostumbrado a la provisión, y de pronto hasta se hastiaron de cada día siempre lo mismo, es que cuando adquirimos la rutina entre el Mana y lo de todos los días, entonces de pronto comenzamos a anhelar incluso sin darnos cuenta, cosas de atrás.

Los encierros nos hacen anhelar lo que no tenemos, las rutinas a veces nos hacen caer en esa monotonía que mentalmente, nos llevan a tener deseos del pasado.

Muchas veces hemos salido de Egipto, pero hay cosas que aún están grabadas en nuestro interior, mensajes que Egipto tatuó en nosotros en la infancia, y no sabemos conectar con el futuro, y no creemos en nuestra capacidad, y nos quedamos en lo conocido, en aquello que nos convencieron de niños, que no íbamos a llegar a nada.

Nosotros somos hijos de Dios, somos hijos del rey de reyes, y todo aquello con lo que Egipto nos tatuó, Él lo ha enterrado.

Conclusión:

No traigas a Egipto de nuevo a tu vida, tu eres lo que Dios te dice que eres, tu eres bendito, y el Mana que cada día Dios te da en forma de alimento, de trabajo, familia o bendiciones de cualquier tipo, que no te hastié, que no te acostumbres a eso, recuerda de donde caíste, porque lo de atrás te esclaviza.

Mira hacia adelante, y confia en El, el futuro esta en sus manos.

Aprendamos a relacionarnos mejor, usemos este tiempo para aprender a vivir la vida que Él tiene nosotros, Él tiene una vida en libertad para nosotros, y eso se logra en un proceso de cambio que comienza en el desierto.

Donde buscas saciar tu necesidad?

Este es un año de renuevo, ábrete a la posibilidad de que Dios obre en ti y agradece cada día su bendición.

Artículos Relacionados:

Otros Versículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *