Biblia, Versículos

Daniel 3:21-27. En todo tiempo.

En todo tiempo está el Señor con nosotros, siempre nos acompaña y nos fortalece, no siempre nos libra de la prueba pero en todo tiempo El está.

21 Entonces estos varones fueron atados con sus mantos, sus calzas, sus turbantes y sus vestidos, y fueron echados dentro del horno de fuego ardiendo.

22 Y como la orden del rey era apremiante, y lo habían calentado mucho, la llama del fuego mató a aquellos que habían alzado a Sadrac, Mesac y Abed-nego.

23 Y estos tres varones, Sadrac, Mesac y Abed-nego, cayeron atados dentro del horno de fuego ardiendo.

24 Entonces el rey Nabucodonosor se espantó, y se levantó apresuradamente y dijo a los de su consejo: ¿No echaron a tres varones atados dentro del fuego? Ellos respondieron al rey: Es verdad, oh rey.

25 Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses.

26 Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y dijo: Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salid y venid. Entonces Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron de en medio del fuego.

27 Y se juntaron los sátrapas, los gobernadores, los capitanes y los consejeros del rey, para mirar a estos varones, cómo el fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos, ni aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían.

No importa la circunstancia ni cuan dificil sea, no vivimos por lo que vemos, sino por fe, y El nos ha prometido estar con nosotros hasta el ultimo instante, El no te dejara solo, confia en El.

Contexto.

Esta es la historia de tres amigos, que amaban a Dios, en un tiempo en el que el rey habia ordenado que todos debían arrodillarse delante de la estatua de un Dios pagano.

Sin embargo ellos se negaron, educadamente y sin faltarle al respeto y sin temor de lo que pudiera venir se mantuvo firmes en su fe, sin importar lo que pudiera pasarles.

No siempre Dios nos libra.

A veces Dios nos libra, y otras veces nos acompaña en medio de la prueba.

Cuantos de nosotros hemos tenido muchas veces que responder a esa típica frase que nos dicen a los cristianos “y donde está tu Dios que no te libra?”.

Hay momentos en los que Dios nos libra de pasar por el desierto, y otras en las que va con nosotros.

Estos jóvenes fueron a parar al horno de fuego, ellos estaban seguros que su Dios podía ayudarlos, pero si aún no los libraba del horno sabían que no los iba a abandonar.

Porque no alabamos ni confiamos en Dios solo cuando todo está bien, sino que confiamos en el en todo tiempo, cuando las cosas van bien y cuando todo va mal.

En lo que sea que estes viviendo, no quites tus ojos de Jesus, El esta alli para levantarte, quiza tengas que pasar por ese desierto, pero El Señor no te soltara.

Aun en las peores circunstancias.

El rey en su enojo había mandado a calentar el horno varias veces más de lo normal, tanto que los soldados que metieron a los tres amigos al horno dice que murieron por el calor de las llamas.

Ellos sin embargo dicen que estaban dentro de ese horno, y mientras allí estaban el rey se asomó cuanto pudo y los vio enteros y a su lado a alguien que definió como un Dios.

Esto es lo que en teología se define como una teofania, que es una aparición de Dios en momentos específicos contados en la biblia.

Somos testimonio.

Y a continuación el Rey manda a sacarlos del horno ya que no puede creer lo que está sucediendo y no solamente salieron enteros, sino que todos los que vieron esto creyeron.

Tan grande fue el impacto de este hecho en el Rey que mando a que todo el pueblo adorara al Dios de Sadrac, Mesac y Abed-Nego.

Dios puede librarnos de todo, muchas veces me he preguntado porque tengo que pasar por ciertas cosas de las que El podría evitarme pasar, pero siempre he sentido su mano sobre mi vida infundiéndome la fuerza necesaria.

El abre paso en donde no lo hay, te traza un camino por una senda inexistente, no importa lo que tengas delante, encomienda tu camino al Señor.

A través de nuestras experiencias y nuestros testimonios otros son impactados y tienen la posibilidad de conocer a Jesús.

Tu vida es un espejo del poder de Dios, tú reflejas lo que Jesús hace en tu vida.

Se para otros una luz en medio de la oscuridad y confía en ese Señor que ya te ha demostrado cuanto le importas dando lo que más amaba, su propio hijo en una cruz.

Viendo tu vida y tu testimonio, muchos pueden conocer al Señor, la palabra de Dios dice "te bendecire y seras de bendicion".

Conclusión:

Puedes estar pasando el peor de los momentos, a lo mejor quedaste sin trabajo, o perdiste a alguien amado, o estas luchando por salir adelante en tiempos adversos.

Arrodíllate y busca su voluntad y su presencia en tu vida porque El oye la oración de aquellos que de corazón claman a Él.

Si nunca le has abierto el corazón a Jesús, te invito a hacerlo ahora a través de una sencilla oración que te convertirá en su hijo y permitirá que Jesús entre a tu vida.

Dile conmigo “Señor Jesús, te abro mi corazón, perdona y limpia mis pecados, entra a mi vida, anota mi nombre en el libro de la vida y acompáñame en todas mis situaciones, ayúdame a atravesar el desierto de tu mano, en el nombre de Jesús, Amen”.

Artículos relacionados:

Otros Versículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *