Biblia, Versículos

Isaías 43:1-3. Mi viaje con Dios.

Mi viaje con Dios, es el viaje de la vida por el que todos atravesamos, y conforme vamos viviendo y teniendo todo tipo de experiencias, buenas y malas, vamos conociendo a Dios.

43  1Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.

Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.

Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba por ti.

Sea lo que sea que te toque vivir, bueno o malo, El ha prometido estar contigo todos los dias, las aguas no te anegaran y el fuego no te quemara, es su promesa y ningun virus se llevara tu vida si la misma esta en las manos de Dios, busca al Señor porque este es el tiempo de hacerlo.

Yo estaré contigo.

Hay muchos momentos en la vida de los cuales podría testimoniar acerca de cómo Dios me ha librado, pero un hecho trascendental fue en este último tiempo mi paso por el Covid, así como el paso de tantas personas por este virus, que azota nuestro mundo.

En nuestro diario vivir vamos conociendo a Dios, y de que forma uno conoce mas al Señor?, viendolo actuar, viendo como El se manifiesta en los diferentes momentos y situaciones que nos tocan vivir, como El nos provee y nos protege.

Nunca he visto tanto moverse a Dios en mi vida como cuando he pasado por tiempos donde solo su mano podia sacarme adelante, El jamas me fallo, y cumplio su promesa en mi, en este tiempo y en otros tiempos tambien, aun cuando no sabia que era El moviendose a mi favor, y esta es una promesa para ti tambien, tu tambien puedes aprender a conocerlo asi.

En el artículo anterior, te comentaba como por momentos estuve tentada a preguntar el porqué, hasta que entendí que no es un porque lo que debemos preguntar sino para qué.

Y hay muchas cosas que aprendí en la vida en mi caminar con Dios, conozco muy bien esto de sentir que las aguas están a punto de cubrirte y casi perder la vida, pero sin embargo así fuera en el último momento y sin saber durante mucho tiempo que la mano misericordiosa de Dios estaba allí, recibía la salvación que venía de algún modo.

El camino de nuestra vida es un viaje, que cambia su escencia en base a si tenemos a Dios o no en nuestra vida, pidele hoy a Dios que camine contigo.

La palabra se cumple y Dios esta contigo cada dia, tu vida esta en sus manos.

Es que este pasaje en la vida de los hijos de Dios, se cumple perfectamente, como se cumple toda palabra que sale de la boca de Dios.

Quienes en algún momento hemos abierto nuestro corazón a Cristo, somos de Él, y solo de Él, y nada de lo bueno o malo que pueda llegar a nuestra vida, llega sin ser permitida por El, y cuán importante es aprender a darle la gloria en la bendición como en la aflicción.

Y esta palabra espero sea de bendición para aquellos miles y miles de personas que están atravesando por el Covid, por esta pandemia mundial que ha azotado al mundo y del que no estamos exentos los creyentes.

Cuando este diagnóstico llega a tus manos, es muy fuerte, porque nadie sabe exactamente como se comportara ese virus en cada persona, ya que no se comporta con todos igual, y suele ser el temor un sentimiento que muy pronto nos abraza en nuestra frágil humanidad, tal y como pueden ser otros diagnósticos muy fuertes.

Pero esta palabra que algún día hace muchos años recibí, resonó en mi memoria a través del Espíritu Santo, y aquellos que tenemos a Jesús en el corazón, sabemos, que no es un virus lo que determina nuestra vida, sino que es nuestro Dios el que la tiene en sus manos, ya que estamos esculpidos en la palma de su mano.

Él ha pagado rescate.

El Señor nos ha rescatado de Egipto, de nuestra vieja manera de vivir, de nuestras pasiones y deseos y de todo aquello que se nos había hecho costumbre, de todo lo que nos esclavizaba, y el propósito de Dios está sobre nuestras vidas, y si esto es así, no tengamos temor, porque todo lo que viene a la vida de un creyente, Dios lo usa para bien.

Una oración, que era casi un susurro en medio de esos momentos donde me sentía tan mal, era, Señor que me quieres enseñar?, y creo que en un mundo tan golpeado es tan importante poder darle herramientas a las personas para poder atravesar este virus como tantas otras situaciones dolorosas o enfermedades que llegan inevitablemente.

El Señor cambio tu nombre y te hizo suyo.

Jesús fue a la cruz, y pago rescate por cada uno de nosotros, nos llamó por otro nombre, el mundo antes pudo haberte catalogado de muchas maneras, pero Dios te llama bendito, hijo de Dios, nación santa, real sacerdocio.

Él nos redimió, pago lo que había que pagar por nosotros y cambio nuestra realidad, entonces, porque le tememos a la muerte? Porque tenemos temor de lo que pueda venir a nuestra vida?.

Somos del Señor, no tengamos temor, miremos hacia nuestro futuro y caminemos sabiendo que nuestra vida esta esculpida en la mano de Dios.

Acaso no sabemos que nuestra vida está escondida en Cristo?, si Él nos ha llamado, si nos hizo suyos y nos ha prometido transitar todas las situaciones, y que el fuego no nos quemara, porque no le creemos?.

Claro que pasaremos por el fuego, y muchas veces nos sentiremos ahogados, pero como David decía, recuérdale a tu alma todos los beneficios de nuestro Dios y que no se olvide todo lo que Él ha hecho y hace por nosotros.

Viaja con el Señor.

Aprende a darle la mano al Señor, y a caminar con El, a transitar cada situación de su mano.

Recuerdo hace muchos años atrás, lejos de Él, habiendo conocido de su amor, pero eligiendo vivir sin Él, como la vida me golpeaba, como el enemigo se aprovechaba, pero como la mano misericordiosa del Señor me protegía, aun sin que yo entendiera que era El.

Hoy puedo decirte que sé que era El, que mis ojos se abrieron y el velo cayo, y pude entender que no hubo una sola situación de mi vida y momento en mi vida, en el que la misericordia del Señor no me persiguiera.

Porque a veces nosotros no lo sabemos, pero su misericordia nos persigue.

En este viaje de la vida, cuando nos olvidamos del Señor, Él no se olvida de nosotros.

Salmo 23:6 dice “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días”

Aunque tú te alejes, Él no se aleja, aunque tú no te des cuenta, su bien y su misericordia te seguirán todos los días de tu vida, y por más que no sepas que Él te protege, Él lo hará porque te ama.

El pago en esa cruz por nuestro rescate, nuestra vida es de El.

Conclusión:

Arrepentirnos significa darnos la vuelta, cambiar el camino, date la vuelta hoy y mira al Señor de frente que está ahí detrás de ti guardándote y llamándote.

No dejemos que el temor nos abraze ni marque nuestra conducta ni nuestro carácter, recordemos que en todo tiempo y en toda situación su mano no se ha acortado.

Salmo 34:4 dice “Busqué a Jehová, y él me oyó,
Y me libró de todos mis temores

Así como yo entendí que mi vida fue un viaje con Dios, cuando estuve lejos y más aún cuando me volví a Él, te invito a darle tu vida y tu corazón a Jesús, dale tu temor, tu vida así como este.

Y ten la seguridad de que tu vida en sus manos, no estará determinada ni por un virus, ni por ninguna situación, solo por El, y sea lo que sea que suceda tu vida estará escondida en Cristo.

Dile conmigo “Señor Jesús, perdona mis pecados, límpiame y guárdame, y ayúdame a cambiar y mejorar mi vida, en el nombre de Jesús, Amen”.

Artículos relacionados:

Otros Versículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *