Biblia, Versículos

Mateo 6:32-34 No te preocupes por el mañana.

No te preocupes por el mañana, porque el que te guarda sabe y  conoce todas tus necesidades.

25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?

28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;

Nuestro Dios todo lo hace perfecto.

29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos.

30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?

32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

Dios conoce todas nuestras necesidades.

Todos somos humanos y todos tenemos necesidades, así como un padre sabe y conoce que necesitan los hijos del mismo modo nuestro Padre Celestial.

No significa esto que seamos descuidados, o poco interesados en lo que respecta al diario vivir, o a las cosas que todos necesitamos para poder tener un mejor confort, sino que aquí lo que claramente el evangelio nos dice es que no nos robe esto el sueño porque nada es desconocido por el Señor.

Sera que hay algo que tu necesites que Él no lo sepa o no lo vea?, nada.

El apóstol Pablo decía, “el que no trabaja que tampoco coma”, esto es algo muy claro, ya que Dios nos manda a ganarnos el pan con el sudor de nuestra frente, esto no significa que no tenemos que trabajar y ser buenos testimonios en este sentido.

Cuando Adán y Eva estaban en el Edén, lo tenían todo, y no tenían necesidad de nada, pero cuando pecaron todo cambio y todo lo que antes nos era suministrado al igual que a las aves del cielo, se nos dijo que debíamos ganarlo.

Tú tienes que trabajar, tienes que ocuparte de saber administrar los bienes que llegan  a tu mano, pero no debes afanarte en esto, ni poner estas cosas en el lugar que no deben estar.

Dios que conoce nuestro corazón también nos ha prometido suplir todas nuestras necesidades.

David decía en el Salmo 37:25 Joven fui, y he envejecido,
                                                  Y no he visto justo desamparado,
                                                  Ni su descendencia que mendigue pan.

Por lo cual, si estas en escases, o en dificultades, tu haz tu parte, y deja que Dios haga la suya, ora, busca su dirección, pon tus cargas y necesidades delante de su presencia en oración, y deja que El intervenga.

Así como Dios alimenta a las aves, también te dará todo lo que necesites.

Busca primero las cosas de arriba dice este pasaje de Mateo, y todas las demás cosas se añadirán a tu vida, no nos dice “algunas cosas”, dice “todas las cosas”.

Eso incluye todo, tus necesidades físicas, emocionales, espirituales y materiales, Dios tiene cuidado de nosotros como un Padre que se preocupa por sus hijos.

Si miramos a nuestro alrededor la belleza de lo que nos rodea, de las flores, del campo y de las aves, nos sorprendemos de la perfección con la que funcionan y subsisten.

Conclusión:

Es que Él es el creador de todo lo que vemos, y así como viste a las flores y alimenta a cada ave, del mismo modo sabe que es lo que tú necesitas.

Quizá estés leyendo esto y me digas, pero yo me encuentro en necesidad, en ese caso te diría que revises tu vida espiritual, y que puertas pueden estar abiertas al enemigo, porque no es que los cristianos no vayamos a tener problemas, pero si es que de todos los problemas que vengan a nuestra vida, el Señor nos dará la salida.

No te preocupes por el mañana, no vivas pensando en que sucederá, que necesitaras o que vas a vestir, comer o como pagaras las cuentas, no estés afanado en nada, solo busca al Señor, busca las cosas de arriba, y trabaja, que mientras tú te ocupas de hacer tu parte, Él se ocupa de tus cosas.

Artículos Relacionados:

Otros Versículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *