Versículos

Josué 1:9. Se valiente.

Se valiente, en todas las cosas que debas enfrentar, recuerda que eres un hijo de Dios y que si Dios es contigo, quien contra ti?

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

Quien era Josue.

Este es un corto y muy conocido versículo del primer capitulo del libro de Josué, pero en que circunstancia fueron dichas estas palabras por el Señor?

Primero, recordemos para poner en claro, quien era Josué, él era el asistente de Moisés en una primera instancia, fue uno de los espías que Moisés había enviado a la tierra de Canaán y fue uno de los dos que trajeron una observación positiva acerca de lo que habían visto.

Cuando Dios le advierte a Moisés que va a morir, nombra a Josué como su sucesor y líder para seguir guiando a su pueblo para tomar la tierra prometida.

El verdadero nombre de Josué era “Oseas” pero Moisés le cambia el nombre por Josué que su significado es “Jehová es la salvación”.

Desde todas las épocas hemos necesitado que Dios nos salve.

Josué no fue levantado como líder por puro capricho sino porque era un hombre en quien dice la palabra que tenía un gran espíritu, o dicho de otro modo, en el moraba el Espíritu de Dios.

Si vamos apenas unos versos más atrás, encontramos como Dios le habla cara a cara a Josué y le da instrucciones claras, y lo reviste de la seguridad de su presencia, y le promete estar con él y darle todo lo que pise la planta de sus pies.

Josué 1:5 dice Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.

Muchas veces nos encontramos frente a situaciones que nos ponen tensos, que no sabemos cómo actuar, busca dirección en el Espíritu Santo, y ten presente que esas promesas continúan vigentes.

Pero si lees este libro con atención, y aun un libro antes, el libro de Deuteronomio, te darás cuenta que la bendición y el favor de Dios siempre viene ligado a la obediencia a su palabra y a seguir en detalle la dirección de Dios.

Si tú tienes un sueño y no sabes cómo alcanzarlo, no busques caminos alternativos que solo te alejaran más de tu bendición, y seguramente harán que te pierdas, busca el camino por donde Él quiere que camines.

Si quieres llegar a tu meta, debes caminar sabiendo que tienes a Dios de tu lado, y oyendo su voz como Moises y Josue lo hacian, no sigas tus propios caminos segun tu conclusion, sigue el camino trazado por Dios y podras llegar, esa es la promesa, pero se esforzado.

Dios le dijo “mira que te mando que te esfuerzos”, fue como un tono de “ojo”, mira que esto es lo que yo te mando a hacer si quieres conquistar aquello con lo que sueñas.

Todo requiere un esfuerzo, si tú quieres conseguir trabajo, no lo harás quedándote durmiendo, requerirá de tu esfuerzo, de cuanto te dediques a buscar.

No es que Dios bajara a hacer por ti lo que tú tienes que hacer, ya Jesús hizo lo que tenía que hacer, hizo su parte, lo que Dios te promete es estar contigo y respaldarte en todo lo que hagas.

Y cuando te dice en donde quiera que vayas, es donde sea que Él te haya guiado, y por difícil o imposible que parezca lo que tienes por delante, tendrás su respaldo.

Josué tuvo que continuar y culminar la tarea que Moisés había comenzado y murió antes de poder cruzar a la tierra prometida, pero así como Dios estuvo con Moisés estaba con Josué.

Y así como Dios estuvo con Moisés y con Josué esta hoy contigo.

No hay tarea difícil para Dios, no hay imposibles ni nada inalcanzable por lo cual, yo no sé cuál es tu pelea, ni tu meta, pero se del Dios que tenemos.

Búscalo a El primero, y Él te dará luego todas las cosas, no pongas las carretas delante de los bueyes, primero debes estar a cuentas con El, para tener su respaldo y su dirección.

Conclusión:

Si tú no le buscas, seguramente lo que buscas sea el producto de lo que tú desearías, pero sin dirección, mira primero hacia el cielo, y ábrete a la posibilidad de recibir lo mejor.

Déjate sorprender por el Señor, Dios no es un Dios escaso, y cuando da, lo hace abundantemente.

Incluye al Señor en tu vida, y todo lo que quieras alcanzar bajo su dirección lo lograras, se valiente, porque el camino del Señor es para valientes.

No hay nada que se te ponga enfrente que no vayas a vencer, Dios esta contigo y pelea por ti, la victoria no la tendras por cuan grande eres, sino que es por cuan grande es quien esta contigo.

Si nunca le has dado tu corazón hazlo ahora, o si te has alejado del Señor, es momento de que te pongas a cuenta con El, y lo incluyas en tu vida. Dile conmigo:

“Señor Jesús, te abro mi corazón, perdona mis pecados y errores, y guarda mi camino, guíame y fortaléceme, se mi Dios, en el nombre de Jesús, Amen”.

Artículos relacionados:

Otros Versículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *