Versículos

La restauracion. Juan 21: 15-25 

15 Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí­, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos. 

16 Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí­, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas. 

17 Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas. 

Su mano siempre esta extendida hacia ti.

Contexto. 

Pocos dias antes de este dialogo entre Jesus y Pedro, nuestro Señor estaba siendo juzgado en aquel infame juicio donde ya estaba condenado antes de comenzar siquiera. 

Aquella noche en la que despues de haber cenado juntos como familia espiritual que eran y en la que Jesus, lavo los pies de todos y cada uno de sus discipulos aun sabiendo lo que vendria despues y que no en todos los casos estarian a su lado en un cien por cien. 

Mientras Jesus era enjuiciado, algunas personas confrontaron a Pedro que lo seguia de lejos a Jesus, y miraba entre aquella multitud aquel triste espectaculo. 

Pedro nego a Jesus tres veces, la biblia nos cuenta, que aun utilizando palabras muy groseras nego rotundamente conocer al Señor. 

A ese Señor al cual, poco rato antes le habia jurado que iria a la muerte por El de ser necesario. 

Jesus todo lo sabe de nosotros. 

Crees tu que me estas leyendo que Jesus no sabia que Pedro iba a fallar y lo negaria?. 

Y ahora te hago una pregunta mas personal, crees tu que Jesus no sabe o sabia que tu mismo y yo misma le fallariamos ?. 

Si has fallado, no te desanimes, si te acercas a El con confianza y humildad El esta interesado en restaurarte.

La respuesta es si. 

Somos hechos a su imagen y semejanza, pero somos humanos, y en esta humanidad que esta caida, el Señor sabe muy bien que fallamos y que aunque este en nuestro deseo hacerlo todo bien siempre, hay momentos en los que meteremos la pata. 

La buena noticia es que el Señor, no nos condena. 

No significa que tenemos carta blanca para pecar, significa que para aquellos que luchamos contra el pecado, si humanamente fallamos, hay esperanza. 

El Señor busco la restauracion de Pedro. 

Pasaron dias, entre la muerte de Jesus, su resurreccion, y el encuentro con el Señor ya resucitado, ya los discipulos sabian que el Señor estaba vivo, y en ese encuentro es que se da este dialogo que leemos en este pasaje. 

Me imagino a Pedro, en un rincon, nervioso, no sabiendo como darle la cara a Jesus, quien ya le habia dicho que el lo negaria, pero Pedro vehementemente le dijo que eso no ocurriria. 

Lo pienso como quiza tu o yo estariamos, porque al fin y al cabo, Pedro era humano como nosotros, a lo mejor pensando, en como acercarse, o si el Señor ya no lo amaria como antes, y sintiendo tambien que quiza Jesus ya no podria volver a confiar en el. 

Pero Jesus, rompe el hielo, y se acerca, sabiendo en su majestad y señorio lo que habia en el corazon y en la mente de Pedro, y no se acerca diciendole “tenemos que hablar”, o tampoco le dice algo asi como “metiste la pata”, nada de eso. 

Simplemente le dice “Pedro, me amas”?, y dice que repite esto tres veces. 

El busca tu restauracion. 

Jesus busco restaurar la relacion con Pedro, busco volver al punto anterior a su negacion. 

Hizo “borron y cuenta nueva”, no remendada, sino nueva. 

El murio en la cruz por esas faltas, por las que tuviste antes, tienes ahora y tendras. 

Cuando Jesus llega a tu vida, no lo hace con el martillo de juez en la mano para que te sientas mal por todo lo que has hecho, mas bien se acerca con palabras de amor que te acercan a su corazon. 

La biblia dice en Oseas 11:4 Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor; y fui para ellos como los que alzan el yugo de sobre su cerviz, y puse delante de ellos la comida. 

Su amor fue demostrado en esa cruz y en esa cruz esta nuestra salvacion, te amo y dio su vida por ti tomando tu lugar, eres amado.

Esas cuerdas de amor te atraen para restaurarte. 

Su amor, su palabra y su presencia siempre seran el medio a traves del cual El nos restaura, nos ordena, nos lleva a reestablecer la relacion con El. 

Quiza tu creas que tu pecado es grande, y que ni Dios puede perdonarte, yo te digo que no solo puede, sino que quiere. 

Asi como Jesus, restauro a Pedro y no solo lo restauro, sino que le demostro que seguia confiando en el, y en sus capacidades, que le dijo bueno, ve y pastorea a mis ovejas, significa que lo empodero, lo equipo, le puso en su mano lo mas amado, sus hijos. 

No le dijo, bueno te perdono pero ahora tendras que demostrar que eres capaz, mas bien le dijo, bien, si me amas esta todo bien, ve y sirveme como yo quiero que lo hagas. 

Te recuerdo que Jesus nos llama como “ovejas de su prado” y murio por ti y por mi, o sea que somos valiosos para El, ya que pago un alto precio por nosotros.

Su palabra alumbra tus pasos , asi que comienza a buscar en ella las respuestas a tu vida.

Conclusion: 

Jesus no probara tu capacidad, sino tu fidelidad y tu amor por El, y tu humildad para reconocer que lo necesitas, eso es todo lo que necesitas. 

Acercarte a El con todo y tus defectos y debilidades que El se encargara de restaurarte y prepararte, confia en El, pidele perdon y vuelve a levantarte si te has caido, porque en Cristo, eres mas que vencedor. 

Si nunca lo hiciste abrele tu corazon, dile conmigo “Señor Jesus, te abro mi corazon, perdona mis pecados, anota mi nombre en el libro de la vida y dame un nuevo corazon Amen”. 

Articulos relacionados: 

Otros Versículos

Deja una respuesta