Biblia, Versículos

1 Corintios 1:25-29 Dios escoge al humilde de corazón.

Dios escoge al humilde de corazón, ese es nuestro Dios.

25 Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.

26 Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles;

27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;

28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,

29 a fin de que nadie se jacte en su presencia.

La humildad no se mide por cuanto tengas, sino por cuan rendido estas ante El.

Es tremendo lo que dice el verso 25, ahí nos habla de que lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, o que lo débil de Dios es más fuerte, sabemos que nuestro Dios no es insensato ni es débil, pero es una comparación para hacernos notar el contraste tan grande entre Dios y nosotros.

Aun en el hipotético caso que alguien dijera, es un Dios débil sigue siendo el más fuerte, si Dios fuese en algo insensato sigue siendo más sabio que todos nosotros, y más fuerte, y a quien el escoge y capacita así fuera débil, Él lo hace fuerte.

Nosotros como humanos no tenemos nada de lo cual enorgullecernos, ni nada que sea digno de destacar, ya que nacemos en pecado y solo la gracia de Dios nos pasa de muerte a vida.

Cuando Él llega a nuestra vida es el momento en el cual pasamos a ser hijos de Dios, y nuestra vida es cambiada y restaurada y pasamos a ser vasos de barro en sus manos.

Él nos moldea y nos entrena para hacer la tarea que nos asigne, y en aquello que nos enseña será en lo que Dios nos hará brillar, no por luz propia sino por la luz de Cristo en nosotros.

Locamente Dios no actúa como los demás o como nosotros en nuestra humanidad actuaríamos, El no mirara tu curriculum vitae para darte un lugar en su reino y no le importara a que universidad asististe a la hora de elegirte.

El Señor mira y pesa los corazones.

Dios mira tu corazón y cuan rendido a sus pies estos, y ten por seguro, que lo que no sepas hacer, Él te lo enseñara, si no sabes hablar él te capacitara.

Moisés era tartamudo y en alguna ocasión sintió temor, pero Él fue delante y lo que Moisés no podía decir, pues el Espíritu Santo le dio que hablar.

Él nos enseñara a traves de su palabra y nos formara.

Si Dios te ha llamado, Él te capacitara para que seas de bendición para otros, no menosprecies tu llamado, no te sientas menos ni el último orejón del tarro, pues a Dios le encanta sorprender.

Muchas personas lamentablemente miran de menos a aquellos que “creen” que están por debajo, pero mucho cuidado, porque Dios es experto en levantar al más pequeño de todos los hijos.

Conclusión:

Lo vil y menospreciado escogió Dios, no es por tu capacidad, es por cuan rendido estas a sus pies, no es por tu belleza o tu cultura, es por cuanto amor tengas por el Señor y cuanto ames su presencia.

Porque no eres tú el que obrara, ni el que debe brillar, sino El.

Cuida tu corazón, y busca su presencia, no menosprecies a aquel que consideres más pequeño porque tenemos un Dios que gusta de sorprender y de usar lo más  bajo de la sociedad para que su presencia sea exaltada.

Si te sientes poca cosa, en las manos de nuestro Señor eres el más bello o bella de sus hijas, busca su rostro y llénate de su Espíritu Santo y lo que no sepas hacer él te enseñara y te usara.

Artículos Relacionados:

Otros Versículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *