Biblia, Versículos

1 Corintios 12:12-14. Somos uno en el Señor.

Somos uno en el Señor, a pesar de nuestras diferencias, hay algo que nos une.

12 Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.

13 Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

14 Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.

Que tenemos en común los cristianos?

No se trata de una amistad, sino que tenemos vínculos más fuertes que las afinidades, porque a pesar de nuestras diferencias somos un solo cuerpo.

Lo que tenemos en común es el saber que Jesús ha venido por todos nosotros y nos ha dado la salvación y perdón de pecados.

Juntos y a pesar de nuestras diferencias, de nacion, raza, o pensamientos,a traves del Espiritu Santo, somos uno en el Señor, somos la iglesia, el cuerpo de Cristo.

Pablo habla acerca de la comunión, una vez que conocemos a Jesús, envía el Señor al Espíritu Santo a nuestra vida, y esto es lo que hace que no perdamos la comunión con Jesús y con nuestros hermanos.

El amor se muestra en la preocupación de los unos por los otros.

Pastorear o guiar a otros en el camino del Señor, no es otra cosa más que cuidar a las personas, pero no ahogarlas, sino cuidarlas.

A veces creemos que  el liderazgo es obligar a las personas a hacer lo que nosotros creemos que está bien, o pretender que hagan las cosas a nuestra manera, pero, no es así, sino que es guiar con amor y respeto, y cuidarlos respetando a los demás.

Jesús es el buen pastor, tomemos ejemplo de su liderazgo.

Cuanto tenemos que aprender aquellos que servimos a Dios, no podemos exigir que el otro piense y haga como lo que le decimos por el hecho de saber que es lo mejor, sino que nuestra función es orar y ministrar para que el otro comprenda que es lo mejor para su vida.

No mires las diferencias y no demos lugar a la division, miremos lo que nos une.

Oremos por madurez en el servicio, cual es el fruto de Dios y cuál es el resultado de nuestros propios pensamientos.

A todos se nos dio el mismo Espíritu.

El Espíritu Santo es lo que ha unido a la iglesia, a pesar de las diferencias, podemos tener distinta raza, distinta nacionalidad o costumbres, pero tenemos un mismo Espíritu que nos une y nos hace pertenecer al cuerpo de Cristo.

Siéntete parte de ese cuerpo, aunque creas que aún no estas apto para servir, si Dios te ha llamado, Él te capacitara para que también tú puedas traer a otros al Señor.

Si tú has recibido el Espíritu Santo, los frutos se verán en tus maneras de hablar, en tus formas, y sobre todo en el amor con el que te acercas a tus hermanos en el Señor y a aquellos que aún no conocen la verdad que libera, restaura y da vida abundante.

Quizá tú me digas, yo creo en Dios, pero no creo en las iglesias, o que no quieres congregarte, Dios te está diciendo, que a pesar de todas las diferencias que podamos tener, pertenecemos a ese cuerpo de Cristo, y necesitas encontrar un lugar donde estar en comunión, para fortalecerte y poder crecer.

Recuerda que somos uno en el Señor a través de su Espíritu.

No hemos sido creados para estar aislados o en soledad, si bien hay momentos privados necesarios, usando el buen sentido común, del mismo modo y por el hecho de que no fuimos creados para la soledad absoluta es bueno que encontremos un lugar donde oír la palabra de Dios y compartir con otros.

Conclusión:

No busques la iglesia perfecta y no mires las diferencias, más bien, busca solamente una iglesia donde la palabra de Dios sea predicada, recuerda que siempre tendrás desacuerdos, porque somos muchos miembros, y a todo Dios nos regaló nuestras maravillosas personalidades, y todos somos únicos.

Él se goza en vernos juntos, a pesar de nuestras diferencias, con lo que nos une y tenemos en común, que es el Espíritu Santo.

Si nunca has recibido a Cristo en tu corazón, te invito a hacerlo hoy, dile conmigo, “Señor Jesús, perdona mis pecados, recíbeme como tu hija/o, hazme una nueva criatura y lléname de tu Espíritu Santo, en el nombre de Jesús. Amen.”

Artículos Relacionados:

Otros Versículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *